Zaragoza Indie. Libre de ataduras.

By 7 enero, 2016Sin categoría

Por Octavio Gómez Milián.

Independencia. Palabra que fusiona connotaciones y se devora con admiración y recelo. Poliédrica, esquiva, abierta a interpretaciones delirantes y a juicios de valor. Independencia, independientes, indies…de manual, de garrafón, catalanes y corsos.

Independencia es jugar con tus propias cartas. Sin marcar, mirando al abismo sin miedo a caer, solamente asustados pensando que lo que hay en el fondo no nos va a gustar tanto como lo que tenemos en la línea del precipicio.

Zaragoza indie. Libre de ataduras. De fuera y de dentro. Magia en tus ojos, lunes azul, ese hombre encantador, 1999, santos que yo te pinte, país tropical, centro de gravedad permanente, caminos: ¿Qué contarás cuando vuelvas?

Descubramos el catálogo:

Primera referencia: Fominder abre la puerta a su universo. Y los aparatos de grabación atrapan lo que sale. Después lo reproducen. Un agujero atraviesa la pared. Puedes buscar los personajes. Aunque lo normal es ellos vayan a por ti. Un revisor que cambia las estaciones a su antojo y dos astros enfadados que no pueden llegar a las manos. Fominder es único. Es diferente. Sus imágenes son potentes y a uno, que ha creído en el trío sagrado Gustavo, Charly y Zeta, no puedo esperar más que pase el temblor.

Segunda referencia: Helena Goch abre la paleta de las cosas hermosas, que diría el gourmet pop Miqui Puig: pianos que suenan a marfil, cuerdas y cuerdas y una voz que suena como una mano agarrada a una repisa. Como si cada canción fuera el sueño de un ángel dormitando al atardecer. No te cansarás de escucharla, porque no hay cansancio de donde yo vengo. Algo así.

Tercera referencia: Carlos Siles. Hubo un tiempo que las guitarras acústicas no sustituían a los curas como herramientas de confesión. Hubo un tiempo en el que el panteón estaba limitado al incendio que había tras las gafas negras de Dylan. Hubo un tiempo en el que los cuentos que terminaban mal volvían a empezar al terminar el vinilo. La vida es el coro femenino que acompañaba a Lee Hazlewood. Si la ves dile que la quiero.
Cuarta referencia: Emmerson. Es el momento de ponerse los zapatos de baile. No está presente el beneficio de la duda. Ellos han aprendido en los libros de estilo buenos: de Los Ángeles a Lori Meyers hay una ciudad. Entre Tokyo e Ibiza un escritor sobre una montaña de latas de cerveza. Subir las revoluciones no es razón para terminar en revuelta.
Quinta referencia: Kitai. Viaje al centro de la madre. Un nombre en ruso para China, un barrio donde se puede volver a respirar. Las canciones se suspenden en el aire: el vapor cristaliza y las palabras caen al suelo y se parten. Los trozos están afilados, la sangre se desliza por todas partes. Un descubrimiento para acabar con el apetito atrasado.

 


 

  • HORA: 21: 30 (puertas 21:00)
  • PRECIO ENTRADAS
    • Anticipada 9€
    •  Taquilla 12€
  • OFERTAS ESPECIALES
    • Socio: 7€
  • PUNTOS DE VENTA
    • Online
    • Físicas
      • Linacero (discos)
      •  Las Armas
X