was successfully added to your cart.

Ocean Colour Scene y el silencioso reinado

Primero, pongámonos en situación.

Birmingham, finales de los 80, digamos entre el 87 y el 90. Simon Fowler, Steve Craddock, Damon Minchella y Oscar Harrison (aún sin gafas de sol) se la pasan noche y día tambaleándose por los clubs y pubs Brummies con sus bandas, por aquí anda uno con el pelo al estilo “Francés” y una parca verde sudada, otro con su grupo de reggae (cerquita de UB40), parece ser que huele a jeringuillas y arte pop en la mente de un tercero y no sabemos nada de un cuarto OCS que resulta estar en su cuarto tocando el bajo, solo, bajo el mismo techo en que su familia (Los Minchella) se recreaban a golpe de mozzarella de búfala y orégano.

Si nos ponemos a buscar en el top 10 de situaciones “de mierda” para la creación, es posible que encontremos repetidas varias de las que a los miembros de OCS les guarecían. No contentos con andar desperdigados y sin ningún tipo de criterio fijado, estaban en Birmingham, estaban fuera de Liverpool, estaban fuera de Manchester, estaban como se dice estos días: “A su rollo”, pero cuando hay tanto talento subyaciendo, las fuerzas no pueden controlarse, el magnetismo se dispara, los intereses y el poder te hacen brillar por encima de unos pocos y es así como se encuentran, como faros luminosos a unas buenas 4 de la madrugada en un Cabo de Flamborough cualquiera, se vieron con claridad y empezaron el perfecto camino, el perfecto ascenso, desde lo mas oscuro, desde el “todo nos sale mal, joder”, hasta las estrellas.

Temazo, single, hit, “Sway”, “Yesterday Today”, 1992, Ocean Colour Scene, #54 en listas, desastre, 1993, 94,95 por el culo te la 1996, “The Riverboat Song”. Y aquí hacemos una pausa, quitamos el canal historia y nos sumergimos en la MTV.

Hay que ver uno o 10 conciertos de OCS a lo largo de una vida, hay que reconocer 1 o 1000 veces la soberanía de OCS en el reino del Brit Pop, y hay que redescubrirlos por lo menos una vez mas, siempre. Por que cuando terminas de escuchar “Painting” y vuelves al primer Album pierdes la cabeza, por que el piano de “Better Day” lo grabó el batería (ya con gafas de sol), por que lo han intentado mucho, muchísimo, pero no hay cantante con pelotas para manejarse en el registro de Fowler, por que en Ocean Colour Scene no hay harina, todo es topping, todo es bueno y seamos sinceros, baterías, bajistas, teclistas y guitarristas del mundo: ¿Alguno habéis tenido el valor de interpretar de forma creíble algún tema de OCS? Eso tiene un apelativo: INIMITABLES.

Dicen que la sombra solo trae frío, tiroteos y poco éxito en las terrazas, pero en el caso de los cuatro de Birmingham, la sombra en la que vivían, proyectada por rascacielos como Oasis o Blur, sirvió para dejarse de tonterías estilísticas y de peleas chorras y centrarse así en hacer la mejor canción, en volver a empezar otra vez con ese patrón de batería, en “cámbiame esa letra Steve que creo que no está perfecta”. Esa sombra sirvió para que quien se encargaba de su marketing lo hiciera como tenía que hacerse, sin interferir en hacer un producto musical que sobreviviría eternamente, y que conforme avanzan los años se distancia de todos los Briteros noventeros sin pestañear, por calidad y por verdad.

No se pierdan la próxima cita con estos “muchachos”, no se pierdan una cita con el sudor, con la energía, con el poder del que mezcla un mod, con un punk, con un rasta y un paria y los convierte en los 4 Fantásticos del estilo que volvería a cambiar la cultura musical por segunda vez en la historia de Inglaterra.

___________________________________

Info
Fecha: 02 / 12 / 2016
Hora: 22:00h (Apertura de puertas a las 21.00h)
Lugar: Oasis Club Teatro
Entradas: Ant 25€+gastos  / Taq. 30
Venta de entradas:

Leave a Reply

X