El concepto es el concepto: Lebowski Fest

By 17 marzo, 2016cine, general

La RAE define concepto como “Idea, representación mental de una realidad, un objeto o algo similar”. Las ideas forman el entendimiento y hay quien tiene más o menos, pero todo el mundo las tiene. Son intangibles, como bien decía Platón, pero sabemos que están allí porque aparecen en nuestra mente constantemente. A veces nos apaciguan y otras nos agitan pero siempre causan en nosotros algún tipo de emoción. Las ideas de algunas personas han transformado el mundo en un lugar mejor. Las ideas de otras han logrado justamente lo contrario. La idea del bien y el mal es una simple estimación moral de los fenómenos sociales y las conductas individuales. El contexto socio-cultural determina el significado de esta idea. Ehhhh, creo que me estoy perdiendo en mi mundo de ideas. La idea de perderme en un mundo de ideas puede ser algo enriquecedor e inspirador pero también puede hacer que se fije una idea en el lóbulo frontal del cerebelo y jamás se vaya. Lo llaman TOC. Recuerdo que al protagonista de la película de Darren Aronofski, “Pi, fe en el caos” le sucedía algo parecido. Ehhhh, creo que vuelvo a divagar. Es difícil escribir cuando solo aparecen ideas incoherentes en la cabeza así que intentaré ser más concreto. Allá vamos. Una película puede aportar grandes ideas para el desarrollo personal o ser un mero pasatiempo. Pues bien, la película que lleva el título de Airbag pertenece a la última categoría.

Una película calificada por el gran Carlos Boyero como Obra maestra de la Imbecilidad no puede ser jamás enterrada en el olvido. La propia antítesis de los términos obra maestra e imbécil puede aportar una idea clara del grado de delirio de la película. Airbag es eso y mucho más. Un hilo conductor fácil (alguien se va de despedida de soltero, pierde el anillo de bodas en un desfase colosal y debe recuperarlo como sea) hace que el espectador se enganche inmediatamente a su trama. A partir de allí, el pastel está servido. Un conjunto de escenas desternillantes y la cualidad innata del director para convertir cada diálogo en un acervo de frases jocosas convierten a Airbag en la película perfecta para ver un domingo por la tarde. Eso sí, después de haberse bebido unos cuantos albariños.

Por supuesto, la película no aporta la trascendencia de Tarkovski o la belleza estética de Wong Kar- Wai. Tampoco posee el intimismo de Haneke o el surrealismo de Buñuel. No, Airbag no pretende eso. Hay películas y películas y la “obra maestra de la imbecilidad” pretende únicamente ser cine de entretenimiento. Cine 100% para reír, para despreocuparnos de los problemas cotidianos, alejarnos del existencialismo que asfixia nuestra alma y saborear la vida desde la alegría. Nada más y nada menos que hacer reír. Aunque desde luego, muchas escenas guiñan el ojo al surrealismo, sería más justo para el movimiento artístico y literario calificar esas escenas como absurdas o irracionales.

El Lebowski Fest, al igual que la película que se proyectará este domingo, nació con la única pretensión de divertir, algo difícil de conseguir en los tiempos que corren. Unos bolos golpeados por una bola mientras las nubes se abren en lo alto y nos muestran la divinidad del universo. Un impetuoso rayo calentando los cuerpos de los presentes. Una boca sedienta que busca ser besada por el placer efímero de un buen vino. Dos butacas ancladas a la tierra del humor. Una vieja amistad cruzándose un cordial saludo. Dos personas que un día se fundieron en el placer de las sábanas pero que ahora no se miran. Podríamos ponernos algo más poéticos e intentar explicar qué es el Lebowski Fest pero el concepto del festival no tiene mucho de poético. El concepto es la pura diversión como premisa fundamental, única e indisoluble. Pero la idea de diversión es difícil de explicar y es necesario haber sentido alguna vez el azote del entretenimiento para comprender mejor el Lebowski Fest. Por eso, preferimos que vengáis a descubrirlo por vosotros mismos y bebáis del elixir del humor. Seguro que su sabor os gusta. Y sino, imaginaros la idea de jugar a los bolos mientras escucháis buena música. La idea de comer un exquisito pulpo mientras tomáis un albariño. La idea de troncharos de la risa mientras observáis a un Lehendakari negro. Estas ideas quizás os muestren el concepto del Lebowski Fest. Si amigos, porque el concepto es el concepto y, nosotros, aún no sabemos que significa eso. Esperamos poder descubrirlo el Domingo.

INFO

Día: 20 de Marzo de 2016

Lugar: Plaza de Las Armas y Sala Principal (Proyección Airbag)

Horario:

11:00 Música de carretera
12:00 Vermut del Ruso Blanco
13:00 Campeonato de bolos en la plaza
14:00 Pulpeirada y Albariño
16:00h Proyección “Airbag”

Evento facebook: Lebowski Fest

Campeonato de bolos Las Armas
Se celebrará en la plaza de las Armas con bolas y bolos homologados. Será necesario inscribirse por parejas y cada pareja tendrá 2 tiros (1 tiro por persona). Cada bolo derribado sumará un punto y ganará el equipo que más puntos haya logrado en sus 2 tiradas. En caso de empate entre 2 o más parejas se realizará una ronda de desempate, donde cada pareja volverá a tirar 2 tiros (1 tiro por persona).
El número máximo de parejas que podrán participar será de 40.
Será necesario mandar un correo electrónico a eventos@alasarmas.org para apuntarse al campeonato y para pedir la invitación necesaria para poder asistir a la proyección de la película.

El premio para la pareja ganadora será:
– Una estancia de una noche para 2 personas con desayuno. Posibilidad de elegir entre 1.000 casas rurales, cortijos, masías……..
– Una cena para dos en la Cafetería Las Armas

El premio para la pareja que quede en segundo lugar:
– Una cena para dos en la Cafetería Las Armas

El premio para la pareja que quede en tercer lugar:
– Un concierto para dos a elegir del mes de Abril

Inscripciones en eventos@alasarmas.org

Leave a Reply

X