was successfully added to your cart.

Con todos ustedes, Alasarmas Teatro

By 21 abril, 2016escenicas, general

“Los fuertes manejan las armas”, o al menos eso dice el Ricardo de “El año de Ricardo”. Un verso un tanto descontextualizado… pero qué bonita manera de empezar este texto. Amigos y amigas, enemigos y enemigas, amantes del teatro y de la cultura en general: una nueva compañía ha llegado a la ciudad. Puede parecer que se trata de una nueva apuesta, pero pocas artes son tan viejas como la del teatro, y tampoco es que este sea un total desconocido en Las Armas. Me congratula anunciar que Alasarmas Teatro está aquí, y está para quedarse. Bueno, está aquí dispuesta a pervivir, pero en ningún caso piensa en quedarse quieta.

Luis Merchán al volante. Mariano Anós, David Ardid, Isabel Ciria y Andrea Omedas le acompañan. Bagaje no les falta, tranquilos. En nuestro coche figurado sonaría Angélica Liddell, autora de la obra con la que Alasarmas Teatro se estrenará, “El año de Ricardo”; ya os he dicho antes que la cita era una bonita manera de empezar. El viaje continúa y la compañía llegará a su destino de fin de semana (El Teatro de la Estación) el 6 de mayo, donde se reunirá con amigos —vestido a cargo de la nominada al goya Arantza Ezquerro, Pepe Melero en la escenografía y una música cortesía de Rafa Domínguez— pero también con esos cercanos desconocidos que dejarán de serlo tras asistir a la representación.

No penséis que estamos de nuevo ante un Ricardo III al uso. Si bien es cierto que hablar de teatro obviando la figura de Shakespeare es impensable, en este caso la obra no puede ser más actual. Déspotas que se escudan en haber sido elegidos de manera democrática, que se regodean en los privilegios propios de su posición y que nos transmiten todas las verdades que más duelen, luchas de poder, patetismo en clave pesimista para lanzar un mensaje extrañamente optimista… ¿te suena de algo, mundo del 2016?

Si existe un pero ante el nacimiento de una compañía de teatro como Alasarmas Teatro, es lo difícil que nos va a resultar cuadrar nuestras agendas culturales personales. Supongo que existirá un universo paralelo en el cual resulte fastidioso disponer de una actividad cultural tan amplia como la actual. Me alegra no conocer ese universo, vaya. Y también me alegra la acogida que parece estar teniendo la iniciativa.

Nos faltaba el teatro. Pero que no cunda el pánico, ahora todo está en orden. Joder, si los humanistas renacentistas levantaran la cabeza nos darían la colleja de nuestra vida, siempre despreciando lo que tenemos y empeñados en ponernos nostálgicos con tiempos no vividos. Las vías de acceso a la cultura son cada vez más amplias, y en ese sentido Las Armas conforma el mejor de los parangones con la figura de un mecenas, de los de esos tiempos que nos darían la colleja. Tomad nota: 6, 7 y 8 de mayo en el Teatro de la Estación.

One Comment

Leave a Reply

X