Blues Armado: The devil went down to Zaragoza

By 16 febrero, 2016general, musica

“El arte es, sobre todo, un estado del alma” (Marc Chagall)

Asoma marzo con sabor a desgarro y melancolía. A voces rotas y guitarras desvencijadas. A carreteras desiertas y campos de algodón. A vidas turbulentas al borde de la tragedia. A viajes clandestinos en vagones de mercancías. A pactos con el diablo en un cruce de caminos. A Memphis. A Chicago. A las entrañas mismas de América.

Muchos años antes de que Marilyn Manson se ordenase ministro de Satán; antes de que se organizasen quemas públicas de la música de Maiden tras “The Number of the Beast”; mucho antes de Simpathy for the Devil, de Black Sabbath y de Motley Crue; antes de los mensajes diabólicos ocultos en vinilos que se pinchaban al revés; antes, incluso, de que las caderas de Elvis espantasen a los mojigatos…

…mucho antes de todo eso, ya existía la música del diablo.

La leyenda satánica del blues no bebe en exclusiva de la historia de Robert Johnson (y Tommy Johnson antes que él). Tampoco de que fuera música hecha por negros. Al fin y al cabo, el góspel también lo era, y no tenía tan mala reputación.

Pero el góspel se escuchaba en las Iglesias, y hablaba de Dios, de gloria, de salvación. El blues, en cambio, sonaba en tugurios de mala muerte, y traía ecos de lluvia, de sexo y de desamor; de sufrimiento, de injusticias y desesperación. De todas las pasiones que agitan el alma humana.

Demasiado para una América ensimismada con los bailes de salón, las películas, el béisbol y el charlestón.

¿Cómo es posible, entonces, que el lamento de los proscritos no sólo sobreviviese, sino que llegase a ser razón y fundamento de la música popular del siglo XX, influenciando decisivamente a otros estilos como el jazz, el Ragtime, el country, el R&B, el rock n´roll o el metal, y a artistas tan dispares como The Animals, Yardbird, Led Zeppelin, Hendrix, The doors o Grateful Dead?

La respuesta, por supuesto, es la emoción. Porque la música es suma de ritmos y de compases, es matemática, y virtuosisimo. Pero ante todo, la música es emoción. Y no cabe emoción más profunda, más arraigada en el alma humana, que el ansia de libertad. Eso, ni más ni menos, es el blues. un canto a la libertad de los oprimidos. Porque detrás del lamento, de la nostalgia y los callejones lúgubres habita la huida, la fuga, la esperanza. Los sueños que se alejan en un barco de vapor. La vida, en definitiva, recordándonos que, aún en las peores circunstancias, continúa siendo vida.

Por segundo año consecutivo, Las Armas se enorgullece en presentar Blues Armado, un homenaje al blues y a sus géneros colindantes que ningún amante de la buena música, de las emociones o de l Ángel Caído debería perderse bajo ningún concepto.

Delta Moon

El aquelarre arranca el viernes 26 de Febrero en la Ley Seca con una demostración del mejor sonido sureño a cargo de Delta Moon, banda que descansa sobre el brutal combo de blues que forman sus dos guitarristas, Tom Gray y Mark Johnson.

Y aunque a priori no apreciamos nada de satánico en ellos (su aspecto amable de profes de Humanidades nos puede llevar a engaño), desde los primeros compases entendemos por qué han sido definidos como el mejor tándem de guitarra de Atlanta.

Un colosal duelo de slides en el que ambas guitarras se buscan, se retan, se replican, se superponen, y juguetean, creando un efecto hipnótico que siempre termina en catarsis. Todo ello respaldado por una sección rítmica formidable a cargo de Franher Joseph en el bajo y Vic Stafford a la percusión.

El viernes 4 de Marzo la música se traslada a Las Armas, en una jornada con todos los ingredientes para resultar memorable, que contará con el siguiente menú:

Jim Jones & The Righteous Band

Si hablamos de pactos con el diablo hemos de considerar a Jim Jones como una fuckin’ eminencia.

¿Cómo explicar si no su facilidad para esculpir, una y otra vez, distintas versiones de sí mismo, para alcanzar el éxito con cada proyecto que concibe, para rodearse de otros genios y abrir nuevos caminos donde los demás sólo ven murallas?

Olvídense de esos artistas mutantes que guardan luto por sí mismos antes de emerger al mundo con un nuevo plumaje. Tales vicisitudes, propias de los mortales, no son del interés a Jim. Porque Jim no se reinventa, sólo se desborda. El pobre no da abasto para gestionar tanto talento. Necesita aprovechar hasta el más mínimo impasse para dar salida a la música que le quema en su interior.

Jim es el Kraken liberado, el azote de los mediocres, la risa de Amadeus desquiciando a Salieri. Por eso, cuando tras 7 años al frente de The Jim Jones Revue (en compañía, entre otros, de Henri Herbert), la banda se disolvió en 2014, tardó sólo cinco días en volver al estudio con The Righteous Band, su cuarta reencarnación conocida (antes habían sido Black Moses y Thee Hypnotics).

Tratar de etiquetar su nuevo proyecto sería un ejercicio vano. Es lo que tiene disparar a un elegido, que corres el riesgo de que detenga las balas con una mirada y las haga caer con un leve gesto de muñeca. Por eso tomaremos sus propias palabras y definiremos su criatura como “heavy lounge”, ahorrándonos así todo tipo de adjetivos exóticos, atmosféricos, y oníricos, y otros igualmente esdrújulos en la absurda pretensión de atrapar su genialidad en la cárcel de las palabras. Dejémoslo en que Jim es porno para el alma y no te lo deberías perder. Para muestra, un botón:

Henhouse Prowlers

 — ¿Puede un cuarteto de Chicago convertirse en uno de los referentes del bluegrass a nivel mundial?
— Espera… ¿has dicho Chicago? WTF?

Por improbable que se antoje, la respuesta a esta pregunta son los Henhouse Prowlers, que se presentan en España con un espectáculo insólito en estas latitudes que conjuga la vertiente más enérgica y bailable del country con el espíritu desenfadado del cajun.

Con una trayectoria de más de una década a sus espaldas, estos cuatro profesores de música han adquirido un considerable prestigio tras recorrer medio mundo con su particular visión de la american root music, incluyendo una exitosa gira africana que les ha llevado a convertirse en un fenómeno viral en Nigeria. Sí, has leído bien. Cuatro chicos de Chicago petándolo con su bluegrass en el África Subsahariana (éste es el momento en que aparece George Clooney y suelta aquello de “What else?”).

Si eres de l@s que pierden el control sobre su cuerpo cada vez que recuerdan el Dueling Banjos de “Deliverance” , no puedes faltar.

Hillbilly que, a buen seguro, desatará la locura en Las Armas.

Jamie Rickets & The Blues Willies

Completarán la jornada Jamie Rickets & The Blues Willies, una de las bandas más emblemáticas de la escena blues local, y que reúne a algunos de los músicos más respetados en el panorama Jazz -Blues de Zaragoza.

Rock y blues de influencia clásica y un amplio repertorio de versiones imposibles para una noche que promete ser inolvidable.

Y si el viernes se esperan emociones fuertes, el menú del sábado incurre de lleno en el pecado mortal.

The Mississppi Blues Child

Redoblen los tambores y den paso a las fanfarrias, pues todo boato es poco cuando se trata de presentar a uno de los más grandes talentos del Delta. Pónganse, eso sí, a cubierto, pues hay riesgo de arrollamiento. O, mejor aún, déjense arrastrar por el tsunami. Castro Coleman aka Mr. Sipp llega a Las Armas dispuesto a demostrar que el título de Mississippi Blues Child no lo gana uno por casualidad.

Desde que con 6 añitos cayera en sus manos su primera guitarra (cuentan que era bastante más grande que él), su vida ha estado marcada por la música. Primero por el góspel, que a lo largo de 22 años le llevó a participar en más de 50 proyectos (varios nominados al grammy), y a recorrer medio mundo siendo apenas un niño; y desde hace algún tiempo al blues, desoyendo así las advertencias de los pastores que –como nos cuenta en su último disco– le anunciaban que “ardería en el infierno” si no abandonaba tan peligrosa inclinación.

Por suerte, el reverso tenebroso pudo más que los augures, y hoy por hoy, Mr. Sipp es uno de los miembros más brillantes de la nueva generación de bluesmen (a la que también pertenece John Nemeth) llamada a mantener vivo el fuego del género en nuestros días.

A sus 38 primaveras, podemos considerarle el “bluesman total”: compositor exquisito, soberbio guitarrista, cantante excepcional. Por si no fuera bastante, añádase a sus talentos un demoledor sentido del espectáculo.

No es, por tanto, de extrañar que en sus estanterías se acumulen los premios: Mejor Guitarrista Gibson en 2014, Mejor Artista Masculino y Artista de Blues en 2015, nominado a Mejor Album en los Blues Music Awards de 2016… sólo por mencionar los más recientes.

Coleman es una bestia parda, una explosión de virtuosismo, una fuerza de la naturaleza que nos conduce al delirio sin piedad. Es un extraterrestre y un Jedi. Un chaval de Mississippi transitando la senda que recorren leyendas.

Si creen que exagero, vengan a comprobarlo a Las Armas el próximo 5 de Marzo. O arrepiéntanse el resto de sus días, pero no digan que no les avisé.

Última Experiencia

Pero no nos equivoquemos, Última Experiencia es mucho más que “el grupo del Gran Wyoming”.

No en vano, hablamos de una banda de amplia trayectoria, que ha dedicado los últimos 15 años a explorar los distintos caminos del rock n’ roll: versiones de los grandes (Hendrix, Zeppelin) en sus inicios, y desde 2003 un repertorio propio que llevan a su máxima expresión en sus actuaciones en vivo.

Hasta tal punto han hecho de sus directos una seña de identidad, que han sido pioneros en el «Instant live», consistente en grabar las actuaciones y ofrecer el concierto en CD a los asistentes una vez concluido el evento.

Con una formación clásica voz-guitarra, bajo y batería, llegan a Las Armas dispuestos a llenar el escenario con su rock directo y sin artificios, y un fino sentido del humor:

Victorious Fleet Comanders

Completan el cartel del sábado los Victourios Fleet Comanders, uno de los valores más pujantes de la escena local. Jóvenes, aunque sobradamente poseídos por Lucifer, llegan al Armado para deslumbrarnos con una contundente descarga del mejor blues rock garaje de la ciudad.

Del su buen momento nos habla su selección para la final del Concurso Demoscópico de MondoSonoro Aragón que se celebrará en las próximas semanas en Zaragoza y Huesca.

Asoma Marzo y un túnel interdimensional se abre entre el Ebro y el Mississppi. Que nadie se extrañe si en los próximos días cree ver entre la niebla la figura de Robert Johnson, si el Cierzo lleva a sus oídos la voz profunda de Bessie Smith, si la forma caprichosa de las nubes dibuja la sonrisa de B.B. King.

El Blues Armado ha vuelto y tú tienes que estar en él.

Porque hay que tener amigos… hasta en el infierno.


  • Entradas
    • Entrada de día: Ant 15€ / Taq. 18€
    • Abono 3 días: Oferta 100 primeros 30€ / Ant. 35€ / Taq. 40€
    • Abono 2 días: Oferta 100 primeros 25€ / Ant. 30€ / Taq. 35€
  • Ofertas especiales
    • Entrada de día socios 13€.
      • Hazte socio: http://www.alasarmas.org/hazte-socio/
    • Entrada menores de 21
      • http://www.alasarmas.org/entrada-libre-para-menores-de-21-anos/
  • Puntos de venta

Leave a Reply

X