Petit Pop fueron gran Rock

By 11 abril, 2016general

Petit Pop llegaron pedaleando en sus bicis vintage y nos metieron a todos en el pelotón desde el primer segundo. Comenzaba así un concierto en el que hubo todo tipo de música: celta, rock and roll, corridos, nanas y, por supuesto, mucho pop (con un ramalazo californiano de lo más chulo, hay que decirlo).

Uno de los secretos de Petit Pop es que hacen música.

¿Que es evidente? Sí, ya. Sí… sí… pero no. Porque los grupos de música para niños suelen complementar sus shows con maquillaje, disfraces, monigotes y otros recursos que hacen las delicias de los chavalines. Perfecto, genial. La diferencia de Petit Pop es que, sin echar mano de esos (estupendos) trucos, mantienen viva la atención de los pequeños de principio a fin. Los niños bailan, cantan, hacen el hooligan, se agachan cuando les ataca un enjambre de pérfidas abejas y aplauden durante todo el concierto, y no necesitan más. Y eso me parece un triunfo encomiable. No es cuestión menor, y es que  en el fondo basan su propuesta en algo tan sencillo como la calidad. Da igual que sea una cumbia, un gregoriano o un cante jondo: la buena música gusta a todo el mundo, no conoce edades. Petit Pop tienen veteranía sobre las tablas así como componiendo canciones, y la han sabido adaptar al formato infantil, pero la esencia de los grupos en los que militaban se mantiene intacta.

¡Lo malo es que nos acabaremos acostumbrando a que vengan cada tres meses!

Por supuesto, desplegaron todos sus grandes éxitos (y desde aquí reto a Joaquín Sabina a que lleve a sus conciertos a más gente conocedora de sus letras que las masas que corean a Petit Pop): Queremos chuches, El invierno está al revés, Panchetina Panchineta o ¿Por qué, por qué? Me perdí mi prefe, Raro crustáceo, porque justo cuando empezaban a tocarla a mi crustácea mayor le entraron ganas de hacer pis. Cosas que pasan en los conciertos de Petit Pop, grrrr.

En definitiva, como demostraron ayer, han encontrado una fórmula genial: música de calidad para que disfruten los peques… y los grandes. Eso sí, son unos mentirosillos. Porque mucha bici, mucha bici, pero me contó un pajarito que a Asturias se volvieron en la furgo. Bueno, por esta vez se lo pasaremos, porque ¡queremos más! ¡Ya os estamos esperando en Las Armas, Petit Pop!

 

One Comment

  • Lara dice:

    Muchísimas gracias! Da gusto ver que os lo pasasteis tan bien y leer crónicas que rezuman tanto cariño y buen hacer , ) Besazos, familia de Las Armas!!!

Leave a Reply

X