Pasar de #queremosentrar a #podemosentrar

By 28 diciembre, 2015Menores de 21, musica, socios

Érase una vez un grupo de jóvenes que quería disfrutar de los conciertos y una ley ridícula que no dejaba que éstos pudieran asistir a las salas que los celebraban. Un buen día ellos, cansados, decidieron plantar cara a los políticos y crear #Queremosentrar: un movimiento por el acceso de los menores a los conciertos en Madrid.

Hoy, gracias a ellos, se puede contar una historia con final feliz. La gesta de cómo con apoyo y esfuerzo desde la calle se puede llegar a la política y cambiar las cosas. “Estamos muy contentos. No nos imaginábamos que íbamos a conseguir tanto en solo seis meses”, explica Almudena Palacio, miembro de este grupo de trabajo formado por músicos, jóvenes, menores de edad, abogados, salas, promotores y público que un día quisieron entrar y lo consiguieron.

El pasado 10 de diciembre este movimiento abierto, horizontal e independiente cumplió su objetivo final. Se presentaron en la Asamblea de Madrid con una propuesta sencilla, clara y firme: la modificación del artículo 25 de la Ley de Espectáculos y Actividades Recreativas de la Comunidad de Madrid. Como resultado: 128 votos a favor y ninguno en contra. Por lo que quedó aprobada la ley que permite el acceso de los menores a las salas de concierto. “Se siente una emoción increíble, una satisfacción increíble. Ver que dentro de la competencia que tenemos como ciudadanos se puede llegar a cambiar”, explica Almudena orgullosa.

Después de lo logrado en Madrid el grupo de trabajo #Queremosentrar ha decidido extender el movimiento por toda España. Ya que, todavía quedan otras 16 canciones por escribir en el resto de las comunidades autónomas de nuestra geografía. “Queremos formar grupos de trabajo para acceder a diferentes comunidades. Aunque es algo complejo ya que depende de las competencias regionales. Por ello actualmente estamos estudiando las comunidades y la aplicación en las mismas”. Aunque es algo complicado, comenta Almudena, las expectativas son positivas pero hay que tener paciencia ya que “dar un paso en falso podría ser un error, no queremos perder las formas”.

Más cerca de terminar un camino para que la cultura tenga el valor que merece en España. “Es un movimiento en el que no se pretende nada nocivo, al contrario, se trata de ampliar las libertades y el acceso a la cultura” afirma Almudena. Una lucha para terminar por fin con incongruencias como que “un menor de edad pueda disparar legalmente una escopeta de caza. Pero no pueda acceder a una sala de conciertos”.

Desde Las Armas queremos mostrar todo nuestro apoyo, colaboración y nuestra más sincera enhorabuena a la iniciativa. Ojalá pronto nuestras salas se llenen también con todas las personas que quieran asistir a los conciertos sin límite de edad.

 

 

Isabel Esteban Ríos

X