Miqui Puig: el punk-rocker enamorado está de vuelta

El nuevo disco de Miqui Puig es una declaración de principios. Es una exposición de polaroids en la que cada sala es mejor que la anterior y en la que avanzas sabiendo que lo que dejas detrás es solo ceniza. Miqui ha esperado con la paciencia de un amanuense para ordenar en su cabeza las notas que sobrevolaban hasta que se ha impuesto la justicia y el honor. Ha contado las historias con un ritmo pop inconfundible. Un disco muy Miqui.

El disco ha sido un trabajo de cocinado lento, desde Colección de favoritas/Impar/Miope que fueron años de mucha producción, de sacar adelante proyectos, ha habido un parón: radio, producciones (algunas muy reconocidas entre público y crítica) y pequeñas píldoras en forma de Eps, singles, o bandas sonoras…pero qué le pasó al punk rocker enamorado en esos años…¿Perdió la fe en su voz o en sus canciones?

Creo que no. Solo que debía replantear la estrategia, analizar cuál podía ser mi espacio en el pop y ejecutar. Han sido años de notas, de ver videos, de escuchar música. De escribir, tachar y volver a escribir. No se pierde la fe, aunque a veces te la manoseen. De todo eso que a veces duele como dice la canción, sale lo nuevo. Además los años no pasan en balde.

Después, llega la Agrupación Cicloturista Puig y hay ilusión y elegancia de nuevo. ¿Es la banda el motor del sonido en este disco? ¿Cuánto hay de Miqui y cuánto de ACP en el desarrollo de los arreglos? ¿Solista con banda o un Morrissey de la vida encerrado en sus neuras?

El tener un clan ayuda, el tener una idea también. Las armas engrasadas, las ideas sobre el tapete, unos dirigen, otros aprietan, el sonido crece y a veces la magia surge. A días eres el neuras (casi todos), pero el cariño y las collejas ayudan. Decidan ustedes el traje que mejor nos cae. Solista, cantante, artesano, resistente, terco, Puig.

Música: estribillos contagiosos, música disco, mod-rock, pub-rock mejor dicho…sin inventar nada pero haciéndolo todo bien…detalles de los violines, el saxo, la pincelada de los metales..¿Cómo ha sido el proceso de grabación del disco?

Suerte que todo está inventado, pues a estas alturas seria un pelín fatigoso para mi cansado trasero. Analizamos minuciosamente el sonido de ciertas fuentes, grupos que con pocos elementos lograban sonar compactos, con espacio, contundentes y de la maqueta al disco algunos micros más, vino y horas, elegantes colaboradores que aportaron lo justo para solo tintar el esqueleto. Clasicc: four pieces band y coros, que luego sea fácil de girar. Sin más.

De música a palabra. En los títulos de las canciones guiños evidentes al pasado: BB sin sed, la columna tan Welshiana como El chico que gritaba acid, el nuevo rock americano…pero es un disco de letras que está dividido en la parte confesional y en la parte personajes, ¿cómo ves esa división?

Casi todas letras partieron de las horas en la barra de Can Tuyus que bien conoces y allí es donde la barrera del confesor y el narrador se difumina. Por eso queria que el escenario fuera coral y los guiños “meta pop”, míos y de los clanes a los que pertenezco y donde siempre me aceptan como soy. Despojar de la grandilocuencia cada palabra fue también una obsesión. Algunas otras normas no las pude cumplir y por suerte han dado paso a emocionantes homenajes a amigos y conocidos.

Una de las cosas que más destacan en mi opinión de este disco es la gran cantidad de personajes que lo pueblan. Personajes en busca de una buena historia para sus vidas. Acostumbrado a tus discos anteriores que tenían un tono más confesional en este hay un pulso muy narrativo en las canciones.

Así es, en eso recurría a Cassavettes, a mis libros preferidos y a esa debilidad por observar y robar vidas ajenas. El mapa y los símbolos ayudan a los personajes y me ayudo a mí cada historia tiene su espacio-tiempo. Puede que tuviera más miedo a mostrarme, pero por suerte también no lo logre.

En uno de los temas hay un acercamiento al spoken word un poco sorprendente, no por tu capacidad (que sales muy airoso) pero sí por la novedad que supone dentro de un disco de corte clásico…cuéntanos un poco la génesis de este tema.

Recitar los microcuentos cada noche en la radio nocturna me dieron seguridad en ello, y era una de las notas primigenias del disco. Tener un spoken-word, más allá de algún recitado y colaboración. Tenía el titulo, varias escenas en la cabeza y notas tachadas. Una tarde escribí el texto con el ritmo melódico en mi cabeza y casó a la perfección con la música. Además la base rítmica clavó a una sola toma ese ritmo vacilón para mi amigo invisible que bebe sin sed, como todos. The Clientele, Special AKA y algún viejo soulman fueron la inspiración, para acabar siendo yo mismo.

En la parte confesional. He leído que hablas de 1984. Un año. Gana Fignon su segundo Tour de Francia. Todo el mundo se da cuenta de que las distopías se pueden evitar…estamos entre dos mundiales… ¿Por qué ese momento? ¿Debemos buscarlo entre los entresijos de las canciones?

De repente me di cuenta que muchas de las referencias en forma de discos que nos inspiraron eran de ese año. Era mi máxima explosión juvenil en un instituto politécnico donde iban los que no encajaban. Llevaba flequillo a lo The Blitz y descubría la vida. ¿Qué más puedo pedir?, en mi clase iban las enfermeras, las administrativas y en la clase de dibujo lineal poníamos la radio local donde pinchaban italo y disco. En el pequeño altar del estudio estaban Orwell en libro y Amis padre hablando de bebida también.

El disco está funcionando muy bien a nivel de promoción y reseñas. La gente celebra este disco como la vuelta del mejor Miqui, aquel dandy socarrón que bebía y bailaba y se enamoraba entre Colección de favoritas y Casualidades. Hoy el dandy sigue. Más delgado que en casualidades (Más te y menos vodka con tónica) y más enamorado. Para un tipo de natural insatisfecho como tú en lo creativo, ¿Sonríes un poco al menos ante tantas palabras alabadoras?

Hoy le contaba a un amigo en una comida confesional, el comediante y yo cantante, del pánico tan mío a todo, incluidos los halagos. Supongo que los años de relamer heridas hacen que evites pensar en más. Sonrío y pienso en devolverlo de la mejor manera que se, entre pasos de baile y sudor en el escenario, allí donde soy un poco más feliz y creo que nada malo me puede pasar. Déjame un poco de ginebra para la quinina.

El próximo viernes estarás en directo en Las Armas, en Zaragoza. Hace mucho que no vienes por aquí…la gente recuerda el concierto de los Sencillos en la plaza del Pilar, en la última gira de Colección de favoritas y los fieles aquel concierto en el Jarvis a guitarra y voz que ha sido la única incursión solista en nuestra ciudad: ¿Qué repertorio nos vamos a encontrar? ¿Cómo concibes el directo?

La gira de “Escuela de Capataces” tiene clásicos desde mi primer disco al último. De todos, desde Los Sencillos hasta hoy. Una banda con fuerza y el talento y confianza que dan los años de carretera de todos ellos. Espero que el concepto os guste, en estos momentos saber que Zaragoza (por todo el histórico que relatas) es el segundo concierto de una gira que deseamos larga es motivo para salir con el brazalete bien aferrado al brazo. Ver caras amigas allí abajo será bonito y emocionante. El brindis a los que no están incluido.

Leave a Reply

X