El privilegio de estar vivos: Rafael Berrio presenta Paradoja

“Lleva conduciendo más de cien kilómetros, sin dirección, sin rumbo, con el depósito lleno. Oyendo la radio. Viejas canciones en una emisora sin locutor. Es de noche. Tiene hambre y ganas de follar. También tiene sueño.”

Félix Romeo

 

Los sintagmas se escupen al viento de la vida guiados por el ritmo de una cuchilla. Abre y cierra, no pienses, no digas. Escucha:

 

Buen vino, con gafas de sol, en la pereza de Paolo Conte descansa la nada y la paradoja: que cuando entras en casa escapas de la calle que te devora. Rafael Berrio es la electricidad que aparece en el momento que la noche se junta con el día. Cuando confundes el ruido de los camiones de la basura con el canto de un gallo que ya no existe.
De San Sebastián a Lisboa. Pedro Abrunhosa mirándose en un espejo, Adolfo Luxuria Caníbal maquillando con lágrimas sus arrugas, una guitarra eléctrica donde tatuamos los recuerdos. ¿Por qué tomar el veneno de las flores si podemos masticar sus semillas? Cuando las calles sean tuyas, cada sangre cobrada te la devolverán con intereses. Chapero de Yocasta, vampiro de chupa de cuero . Ulises no quiere volver a Ítaca.

 

Rafael Berrio, extraño en un mundo distinto, haciéndole el boca a boca al mar que se muere, preparando una transfusión de vino al ayer que no despierta, Berrio siguiendo las huellas de Battiato en el desierto de Libia. Rafael Berrio haciendo del aburrimiento arte. Rafael Berrio en el espejo esquizoide de Poch, Rafael Berrio armado de un claxon gamberro: “Aló, aló, ¿me escucháis?”

 

 

Paradoja tiene distorsión y tiene baterías del pantano, tiene no-wave y percusiones borrachas, Paradojas arregla sus canciones con el pulso de un John Cale de resaca, Paradojas son cartas marcadas que vendemos como hijas bastardas del azar, fragmentos de recitado opiáceo, fragmentos de vacileo como cuando Javier Baró aún vivía en la primavera negra, Paradoja es opaco y británico, es Richard Hawley abrillantando sus zapatos de gamuza, sencillo, meticuloso. Paradoja son las guitarras de Dick Wagner y Steve Hunter a través del espejo.

 

Rafael Berrio presenta Paradoja, el mejor disco nacional del año 2015 para este que firma.

Concierto dominical, cuando el lunes es más que una amenaza, un alivio. Rafael Berrio es una parada en la que el tren de tu vida no siempre podrá detenerse.

One Comment

Leave a Reply

X