Color y fuerza en el Ambar Z Music

By 15 abril, 2016general, musica

Llegar a la plaza; pedir la caña de rigor en el bar, donde suena música en directo; salir a la plaza, embaucados por esa perfecta amalgama que conforman la música de Pendejo y el buen tiempo; disfrutar de la noche hasta el comienzo de los conciertos. Bonita obertura para calentar, porque todavía nos quedaban un puñado de horas de música en directo en la sala principal.

Anoche comenzaron las semifinales del concurso Ambar Z Music en Las Armas, en el que fue el primero de tres jueves plagados de música aragonesa en vivo. Un año más nos encanta que Zaragoza se empeñe en demostrar que sí, que aquí hay vida. Porque nos gusta la música, nos gusta crear, nos gusta disfrutar del directo y comprobar que existen bandas noveles dispuestas continuar con la tradición. Pop, rock, música electrónica, la creciente fiebre de la psicodelia… el género es lo de menos siempre y cuando se haga música y, oye, no se hace nada mal.

Los primeros en asaltar el escenario principal fueron los jóvenes UV Ultravioleta. Y es que a ellos todo eso de asaltar lugares parece que les encanta, así lo avalan su asalto al tranvía o aquel día en que decidieron tomar la ciudad, piano de cola en mano. En lo que llevamos de año ya han arrasado en El Veintiuno o la Sala López, y anoche volvieron a hacerlo en un concierto lleno de sentimiento, el que nos transmitieron su reconocible estilo que ellos mismos definen como “sonido violeta”. Letras apasionadas por su contenido, pero también por el fervor con el que nos las hicieron llegar en su actuación.

Con el siguiente concierto el color violeta dio paso a la explosión de colores y texturas. La psicodelia en Zaragoza está pegando fuerte, y no queremos que esa burbuja explote. Pero si lo hace, por favor, que nos explote del mismo modo que One Dimensional Band… impregnándonos de sentimiento, emoción y sensaciones. Sus líneas de bajo engancharon al público (al numeroso público, las cosas como son) desde el primer momento, al igual que la voz de su cantante femenina. Hasta el momento en la red tan solo podemos escuchar la canción que la banda presentó al concurso, así que recomendamos seguirles la pista en sus directos.

Una última banda nos regalo una buena dosis de pop-rock en la sala. Nos referimos a Groggy, un grupo recientemente formado por ex componentes de grupos como el calamochino La Mujer Cuchara o Dante. El concierto sirvió como antesala a la inminente presentación del que será su primer trabajo, “Electroshock”. Por ahora nos quedamos con el tema que da nombre al título del mismo, canción que refleja la actitud de la formación con su sonido y letras cargadas de sensibilidad rockera, acompañadas un cierto sentimiento de carga social.

Tras finalizar los conciertos fue el turno de los djs. Que Zaragoza goza de una cultura de club envidiable no es algo nuevo, como tampoco lo es que cada vez haya más djs dispuestos a demostrar su valía en las principales salas, discotecas y bares de la ciudad, pero lo del Ambar Z supero con creces nuestras expectativas.

El primero en ponerse a los platos fue Angel Lasso. Un dj a la antigua usanza utilizando exclusivamente vinilos. Desarrolló una sesión bastante coherente y dinámica, a pesar de tener problemas con los monitores. La sesión se movió entre el dub techno y el deep house.

La segunda en coger los mandos fue Basinugget. Fue la otra cara de la moneda ya que utilizó las nuevas tecnologías para desarrollar su sesión, que se movió entre los últimos fenómenos musicales con algún guiño a los 90, utilizando el trap como hilo conductor.

Pero la música no acaba aquí. Como decíamos se trata tan solo de la primera jornada en plenas semifinales del concurso, que verá su fin el 13 de mayo. La respuesta del público estuvo a la altura de una ciudad como Zaragoza, donde cada vez más gente se compromete a perpetuar iniciativas locales como el Ambar Z Music. Los próximos jueves 21 y 28 de abril tendremos la oportunidad de volver a vibrar, aquí en Las Armas. Como recomendación, el itinerario que encontraréis en el primer párrafo no está (por experiencia propia) nada mal: caña, plaza y sala principal, siempre en compañía de buena música.

Leave a Reply

X