was successfully added to your cart.

Inconscientes: un pedazo de historia

By 7 febrero, 2017general

Corría la primavera del año 2001 cuando hacía su aparición, de manera inesperada, uno de los trabajos más sorprendentes e inspirados que haya alumbrado el rock nacional. Bajo el título de “Poesía Básica” y la rúbrica –un tanto frankesnteiniana, pero, sin duda, explícita– de “Extrechinato y tú” veía la luz una criatura imposible, resultado de una confluencia inusitada de talentos, que agrupaba a las vacas sagradas de Extremoduro y Platero y tú con el poeta Manolo Chinato.

Más allá de su indiscutible calidad, este disco nos ofrece una estupenda foto fija del momento singular que atravesaban entonces algunos de los creadores más influyentes del estado. Extremo ya gozaba del estatus de leyenda, y Robe Iniesta –como si de Danaerys Targaryen se tratase– acumulaba títulos tras su nombre. A la dignidad de “Rey de Extremadura” unía el de “Monarca del Olimpo” desde que, unos años antes, un torbellino llamado “Agila” estableciese un nuevo paradigma en el panorama musical español. Por su parte, Fito Cabrales, que venía de saborear la gloria con Platero, ya transitaba, junto a los Fitipaldis, la senda que le llevaría a convertirse en la principal referencia de la música popular en nuestro país.

A las presencias carismáticas e inconmensurables de Robe y Fito se unían los versos de Chinato, quizás menos conocido para el gran público –algo inherente a su condición maldita de poeta– , pero que, como unos y otros reconocieron, ejercía de auténtico gurú en aquel contubernio creativo.

¿Y qué hay de la música? ¿Quién aportaba el arsenal sinfónico en semejante maremágnum de musas? La respuesta es fácil: Iñaki Uoho Antón, que además de ser el hombre a quien este humilde juntaletras ha visto cerrar más conciertos, puede presumir de haber sido (con permiso de Colino y Cantera) el arquitecto del sonido de las dos bandas de rock más importantes de las últimas décadas. Efectivamente, desde la guitarra y la producción, este tío es el responsable de que Platero sonase a Platero y de que Extremo siga sonando a Extremo.

Si el rocanrol patrio fuera un árbol, todos los participantes en aquel “Poesía Básica” componen una de las ramas más sólidas del mismo. Por no decir sus mismísimas raíces. Este sábado, tendremos la ocasión única de ver (y escuchar) de cerca a uno de esos músicos que escriben en primera persona la historia pasada, presente y futura de nuestra música. Otro de esos extraños privilegios que, con cierta frecuencia, nos ofrece Las Armas.

Leave a Reply

X