was successfully added to your cart.

Escuela de superhéroes y la envidia cochina

Desde que hace unos días se dio a conocer la última iniciativa/genialidad/locura de Las Armas –la creación de una “Escuela de Superhéroes y Superheroínas para Jóvenes Talentos”–, la frase más repetida entre quienes peinamos alguna que otra cana ha sido, sin duda:

¡Quién fuera niño de nuevo!”

En este mundo ensimismado y predecible, en el que la Nada le come el terreno a la Fantasía… ¿cómo no vamos a sentir envidia de esos jóvenes intrépidos, que, enfundados en flamantes uniformes, se prestan a vivir una aventura tan original e innovadora?

Envidia. Digo bien: ENVIDIA. Y no de la sana, sino de la cochina. De esa que te lleva a exclamar: “¡NO ES JUSTO!”

Y es que en mis tiempos no había extraescolares tan molonas. Entiéndaseme bien, no seré yo quien cuestione las bondades de un par de horas semanales de patinaje o ajedrez, pero caray… ¡aquí de lo que hablamos es de jo – – da épica! ¡De luchar contra el mal, combatir a los villanos y salvar al mundo! ¿Acaso no es ese el sueño por excelencia de la chavalada?

He tenido ocasión de ojear el programa del curso, y lo único que he conseguido ha sido aumentar mi desazón por no tener entre 7 y 12 años. Estos pequeños privilegiados no sólo van a aprenderlo todo acerca de los más ilustres personajes del cómic –sus orígenes, sus poderes, sus artilugios, sus trajes, sus guaridas…–, sino que también se asomarán al lado más disparatado y anecdótico del universo superheroico –¿sabían que hubo un zaragozano que plantó cara a los 4 Fantásticos? ¿y que un huevo gigante hubiera dominado el mundo de no ser por Wonder Woman?–; presenciarán la evolución de los héroes en las tiras y en las pantallas –desde aquel Batman con michelines de los 60 hasta los ultraevolucionados paladines del ·3D– y, por supuesto, conocerán –y desbaratarán– los maléficos planes de esos malandrines llamados supervillanos –desde el Joker hasta Gru y sus Minions–… ¡ah, el irresistible encanto de los malos!.

villanos

Pero la cosa no acaba ahí… Y es que, además de instruirse, tendrán ocasión de convertirse en sus superhéroes o superheroínas favoritos, e incluso de crear los suyos propios. Les enseñarán a dibujar cómics, participarán en juegos, representaciones teatrales y radiofónicas, y elaborarán sus propios cosplays (disfraces) que mostrarán al el mundo en diversos eventos públicos que se organizarán a lo largo del año (en los que, según me chivan, también podrán participar las mamás y los papás :-)).

Y me aseguran que habrá más. Mucho más. Pero ya no he querido saberlo, pues no haría más que profundizar en este resquemor que me corroe. He probado a apurar mucho el afeitado y a embutirme en mi traje de primera comunión, y me he plantado en Las Armas a ver si me dejan inscribirme, pero sólo he conseguido llevarme un par de escobazos y que me abran ficha en el cuartelillo de la policía local.

Así pues, parece que nada se puede hacer, más allá de encender unas velas en el Pilar, rogando por que a la dirección del centro le de por abrir una Escuela de Superhéroes para Adultos –¡oído cocina!– que pueda calmar mi desesperación. De no ser así, probablemente la inquina me lleve a convertirme en Lex Luthor más pronto que tarde…

Hasta entonces, no queda más que felicitar a Las Armas, por seguir alumbrando ideas tan maravillosas, y a esa juventud aventurera que podrá disfrutar de esta experiencia única, que, a buen seguro, no olvidarán en el resto de sus vidas.

INFO

Edad: de 7 a 12 años.

Todos los jueves de 17:30 a 19:00.

Inicio el 20 de octubre.

Precio: 40€/mes.

Inscripciones aquí

+info: 647 875 094

Sigue a la Escuela de Superhéroes en Facebook

2 Comments

Leave a Reply

X