was successfully added to your cart.

Danza Mínima: un baile para seducir al tiempo

By 2 diciembre, 2016escenicas, general

Nadie ha conseguido evitar que el universo siga su curso de expansión; con cada minuto, con cada latido, con cada caída de la manecilla del reloj, el universo sigue su caminar eterno y constante, tan constante, tan eterno y tan libre que parece a veces burlarse de las constricciones que nos marca el tiempo, y de lo efímera que es nuestra existencia. De nuestro frugal paso por la Tierra, de todo aquello que nos parece abrumador e inabarcable, de ese viaje, al que nunca ponemos destino certero y ante el que se despliegan miles de millones de opciones, de vivencias con las que fantasear pero, al fin y al cabo, opciones que jamás podríamos experimentar. Porque Khronos, queramos o no, es el único dios al que todos adoramos y rogamos en algún momento de nuestra modesta existencia, la única religión ante la que todos somos iguales, y la única cuyos mandamientos fueron impuestos en una cita entre dos hombres: el imponente Tánatos y la deidad que puso en marcha todos nuestros relojes.

Desde entonces, el ser humano solo ha intentado zafarse de él de distintas formas, pero su huella es imborrable y su sentencia: inquebrantable. Ni siquiera nosotros estamos de acuerdo en cómo queremos que sea su paso y, quizás, este sea el mayor problema, que lo estimamos a ratos, que otras veces apremiamos su paso o, por el contrario, deseamos que se detenga y, no nos damos cuenta de que nuestros anhelos son tan discordantes que él mismo ha decidido hacer caso omiso y no escuchar a nadie.

Pese a ello, hay quienes no cesan en su empeño de hacerle cambiar de parecer sin alterar su esencia, y bailan a su alrededor para seducirlo. Y es que la danza, en todas sus formas, rezuma libertad. Es una forma de expresión que, al igual que el paso del tiempo, nadie podrá acallar. Por eso, el baile se alía con la deidad suprema en Danza Mínima, un festival de danza contemporánea en el que todas las piezas tienen una duración de entre siete y diez minutos. Son actuaciones cortas pero repletas de dinamismo, cargadas de frescura y de sentimientos. La diferencia con el resto de actuaciones de este carácter reside en que el público no es entendido como un ser estático e inmóvil que se encuentra a una cierta distancia de los artistas, en este caso, el escenario está a ras de suelo, y dentro de Las Armas. El interior del Centro Musical y Artístico se convierte en un confín de pasadizos – y de composiciones- que los asistentes descubrirán en una visita guiada mientras se dejan cautivar por los gráciles movimientos de los bailarines.

Danza Mínima tendrá lugar el viernes 16 y el sábado 17 de diciembre. Cada día habrá dos pases de entre cuarenta y cincuenta personas: uno de ellos a las 18:00 horas y el otro a las 20:00 horas, y ambos tendrán una duración de 90-110 minutos aproximadamente.

Más información aquí

 

Leave a Reply

X